Todos cumplimos años, todos crecemos y vamos mejorando, todos conocemos y recordamos a personas que nos han dejado profundas huellas en nuestra vida; todos y… nuestro colegio también. Nuestro centro ha ido creciendo y creciendo, pasando por diferentes leyes educativas y modificaciones que se fueron haciendo gracias a la incorporación de más y más alumnos, hasta conseguir el gran colegio que tenemos.

Cuarenta años son muchos años, y parece que han pasado como un suspiro. Son muchos los alumnos, hermanos, profesores, scouts y personas encargadas de distintos servicios, los que han formado parte de nuestra Historia; son muchos los recuerdos de aulas, recreos, exámenes, excursiones, fiestas, actos solidarios y culturales, etc. Es muy grande la dedicación, el esfuerzo, el cariño, la ayuda, los valores y los lazos establecidos en nuestro colegio; son, en definitiva, 40 años educando corazones y mentes.

Como todo en la vida, el colegio tuvo un comienzo y es interesante que conozcamos cómo hemos llegado hasta este maravilloso momento. Os cuento.

Patronato del Colegio

La entidad Titular del Centro es la Fundación benéfico-docente «Ferrer-Carbonell», que encomendó la dirección pedagógica al Instituto de los HH. Maristas, que desempeña su misión con su estilo educativo propio.

En marzo de 1.921, falleció en Cullera, D. Francisco Carbonell estableciendo en su testamento una Fundación Benéfico-Particular para dar instrucción a niños pobres la población. Se encargaba en el mismo que la dirección y gobierno del establecimiento que se fundara a tal fin se encomendara preferentemente a los HH. Maristas. Cuando falleció su viuda en 1.950, los Patronos tuvieron reuniones con el Arzobispado de Valencia, e innumerables gestiones con los HH Maristas y los HH. de las Escuelas Cristianas.

El 5 de octubre de 1933, falleció en Cullera, Doña Vicenta Ferrer Llopis y en su último testamento legó el producto de todos sus bienes a un establecimiento de beneficencia y escuelas de enseñanza confesional, que con independencia de los organismos del Estado, provincia o municipio se inspiraran en la moral, doctrina y normas de la Religión Católica.

Debido principalmente a que la cuantía de las rentas era insuficiente para construir el edificio necesario para atender a la educación y enseñanza de los niños, comenzaron una serie de gestiones entre los Patronos de ambas Fundaciones para coordinar sus esfuerzos y conseguir el fin análogo de las mismas. Como varios patronos no residían en Cullera, las gestiones duraron varios años, lográndose al final coordinar ambas fundaciones, otorgándose el 27 de septiembre de 1961 la oportuna escritura de compromiso.

Primera promoción

En 1981 empiezan las clases en el Colegio San Vicente Ferrer, logrando el propósito de la fundación, siendo dirigido por los Hermanos Maristas.

La presencia de los HH.MM. en Cullera se realiza en dos etapas.

Parece que la fecha más probable de la visita de los primeros hermanos maristas fue el 16 de julio de 1903. Era cura párroco de Cullera en estos momentos Mosén Juan Bautista Escrivá, siendo los primeros hermanos maristas Ambrosio y Remigio. Las clases se impartían en las dependencias de la parroquia de las SS.JJ.

La segunda etapa de los hermanos en Cullera comienza con la petición que realiza la Fundación Ferrer-Carbonell a los hermanos. Éstos responden el 12 de marzo de 1969 que sí que están dispuestos a tomar la dirección del colegio estipulando unas condiciones, firmando dicho documento el H. David Sebastián, como Superior Provincial de la provincia de Levante.

Nacidos en el año 1972

El Colegio San Vicente Ferrer, comienza con ocho profesores, el 14 de septiembre de 1981. Como personal de servicio, se contratan dos señoras para la limpieza, un administrador, y el capellán, D. Manuel Camarasa. Los estudios que se impartían eran los programas del ciclo inicial y de E.G.B. El primer director del colegio fue el Hermanos Ignacio Ucar Ursúa. El Hermano Provincial de entonces Víctor García, le dio carta de obediencia el 15 de agosto de 1981. Son 335 alumnos los que empiezan en el colegio. El domingo 28 de marzo, se hizo la inauguración oficial presidida por el arzobispo de Valencia, monseñor Miguel Roca.

Nacidos en el año 1977

El 3 de febrero de 2017, en el pleno ordinario del Ayuntamiento se aceptó por unanimidad, otorgar a la Institución el “Escudo de Oro de la Ciudad”, máximo reconocimiento de la ciudad, agradeciendo y valorando la dedicación, atención y formación que está ofreciendo a tantos y tantos hijos e hijas de Cullera. Por su carisma, por su presencia, por su servicio a los ciudadanos de Cullera, promoviendo allá donde van y están la ciudad de Cullera.

Espero que hayáis conocido un poquito más de nuestro colegio y de la unión tan especial que tiene con el pueblo de Cullera. Ojalá, dentro de otros cuarenta años sigamos formando jóvenes para el futuro que sean buenos cristianos y honrados ciudadanos, tal como quería nuestro fundador San Marcelino Champagnat.

Viva nuestro colegio «San Vicente Ferrer».

Equipo Directivo.